Sálvanos

Traza lento la silueta de mi rostro triste,
dibuja prolijo la melancolía,
maquilla mis lágrimas,
disimula con un beso
que me has olvidado.

Esboza un abismo en la mirada perdida,
destila el rocío de la madrugada
sobre mis labios agrietados,
haridos.
Salvame con osadía.

Estampa un ósculo sobre mi frente,
firma un adiós que nos dure para siempre,
bebeme intenso,
traza vehemente sobre mi escote,
el deseo que nos mata.

Discurre tu camino sobre mi cuerpo
entre claros y oscuros;
cabalga tu pincel manchado de amaneceres
en las hebras de mi cabello
y susurra en mi oido que soy tu poesía.

Crea sobre mi una obra de arte,
desemboca en mis costas toda tu ternura,
abandona la cobardía del silencio
y dime cuánto me amas,
salvame.

Devora violento este lienzo que me guarda
donde escondes mis suspiros,
no tiembles si dices mi nombre
no tengas piedad del destino
y salvate.

Les Mansilla , Guatemala C.A. 2019
#SunsetPoet
Pintura de Eva Hautton,
imagen tomada de la web.
https://www.artmajeur.com/…/ewa-ha…/artworks/11322593/dancer

Anuncios

Sin título digno

Prolija ante el porvenir de una hoja en blanco,
dispongo la pluma que abraza el latir que provoca
el tema prohibido,
la complicidad de un poema que te echa de menos
y esta lóbrega madrugada.

Apenas la cadencia de una vieja estrofa,
me canta tu amor perdido
y rompen mis cárceles en llanto,
allí donde habitas secreto,
ilícito…

Vuelves de aquel pasado inhospito,
impaciente, procurando el suspiro,
acometido y obstinado en mis versos,
perforandome el alma,
hasta el abismo de mi estimación.

Mira los días que han transitado,
días de inviernos infinitos,
de íntimos vínculos de lealtad.
En donde mis ojos no acuden más
que a tu silueta fantasmal.

Sombra que permanece,
en el mito de tu existencia;
ésta que estremece mi épica vigilia,
que oprime el arrebato de nombrarte,
y esparcir tu nombre como bálsamo en mi memoria .

A tientas, en la densa oscuridad que evoca tu ausencia,
me descubro inquieta,
el deseo discimulado hace temblar
el abismo que aun te ama,
que te anhela.

Mieles humedecen mis labios sedientos de tus besos,
con ternura despierto caricias adormecidas en el tiempo,
resucito el gemir que te invoca en pausas colosales de intenso placer,
palpitante, contumaz te haces palpable,
una vez más, me entrego…

Entrego intensa la esencia pura del amor inmenso,
que no sabe amar de otra manera que amarte a ti,
que no encuentra lugar en el vago universo,
lejos de la voz que tanto y tanto necesité,
para salvarme

En la mesura de lo que aun queda digno,
sobre este amor eterno, que tras los muros escondo
establezco un mástil de franqueza, no negando lo evidente;
hago callar mi congoja, claudico ante el caos existencial que me dejó tu ausencia,
desisto de ti.

Leslie Mansilla
Guatemala, C.A.
#SunsetPoet

Ocaso

Hace tanto tiempo que el suspiro no está en mi pecho,
que la luna se esconde
tras el velo sin un verso.

A veces, mi garganta se cierra,
y mis ojos contienen aquella imagen tuya,
sin vida.

Quedo muda
y no puedo más
decir tu nombre.

Lejos, tan lejos como puedo
ausente de tus sueños,
permanezco en el olvido.

Sin premura,
elijo este lugar
en el ocaso.

Leslie Mansilla
Guatemala, C.A.

Otoño

¿Haz visto un árbol en otoño?…
sus ramas parecen cansadas y se cubre de hermosos ocres
y naranjas tras los rayos del sol.
¿Haz visto como sus hojas son llevadas por el viento?
¿Haz notado que danzan en un vaivén de círculos invisibles 
hasta llegar al suelo?

El sol se esconde siempre tras los valles
y el color pálido y grisáceo de la noche cubre su tez,
los inviernos fríos llegan y los temporales empapan sus raíces,
todo siendo parte del ciclo inevitable y necesario de la vida.

Otras hojas siguen confiadas,
pegadas a sus ramas de infinitas primaveras,
pero siempre… siempre, llegará el otoño
y sin miedo soltaran aquel follaje
sabiendo que serán parte de aquello mismo
que un día les hizo nacer, la naturaleza misma.

Se harán polvo y abonaran la tierra,
otros árboles beberán de ellas su esencia
y entonces habrá valido la pena aquel invierno,
habrá valido la pena aquel temporal,
habrá valido la pena aquel otoño
y morir.

Leslie Mansilla
Guatemala, C.A. 2019

Suspiros

¡Oh, el aroma que asoma por la ventana

a carmín y lirios campestres!

Se viste la mañana de púrpura y gris
allá en el horizonte,
lejos del sol,
de tu mirada.

¡Solitaria mañana de enero!
silencios que sucumben el pasado,
profundos versos que brotan del alma.

(El alma que es poesía, que es viento y es frío;
que es vieja, sin premura, sin miedo).

¡Oh, el aroma fresco de la mañana!
¡Oh, los vientos de enero…!

… guardo el sol en mi ventana,
guardo con él los silencios,
la melancolía.

#SunsetPoet
Les Mansilla
Guatemala,C.A.

Como Ícaro

Llegué con los pies descalzos
con el alma plena y desnuda,
me acerqué a ti delicadamente
deslizando a penas las puntas de mis dedos
sobre tu piel que aún estaba fría,
tus párpados yacían escarchados
y una lagrima parecía haber dejado su huella
allí en la comisura de tus labios.
(De tus dulces labios)

Acaricié intensa la línea de tu perfil griego,
temblaba de miedo,
miedo de que volvieras de la muerte.

Un paso atrás entonces me separo de ti,
un paso de cobardía,
el cielo de mis ojos abrió sus fauces
y dejó caer sobre aquel suelo frío
un aguacero…,
lloré hasta quedar sin fuerzas, sin gemidos.

En el preludio de una guitarra discreta,
ahogue mi desesperanza;
en el milagro de sus notas, tejí mi poesía
hasta formar un manto para cubrir tu cuerpo inerte.
(Decrépito)

Fue entonces que descubrí mis manos limpias,
y en una danza sutil y delicada alce los brazos al viento;
me nacieron alas cristalinas y volé sobre los muros,
como Ícaro busque el sol de mis ocasos
surqué los cielos tan obscuros, tan densos de pasado.

Me hallé sobre los montes, como pájaro en primavera;
los verdes horizontes esperaban ansiosos mis aromas,
como mieles fueron mis versos,
como dulce néctar mis cantos.

A veces aún vuelvo a tu tálamo
allí, donde yaces dormido,
a veces aún te vigilo
cauta, silenciosa;
permanezco como la noche,
como una sombra sin ser vista
hasta el alba.

A veces, mis lagrimas aún son ese roció,
que con ternura dan vida a la poesía que te cobija.
A veces, aún mis manos anhelan acariciarte.
(Y tiemblo)

Son entonces besos mis versos,
son entonces inviernos mis llantos.
Soy entonces el Ícaro volando
buscando la muerte en el ocaso.

Leslie Mansilla
Guatemala, C.A. 2018

#SunsetPoet #Poesia

El amor no precisa de un momento,
porque el amor,
no conoce del tiempo,
no mide las distancias
y carece del olvido
que es nada.
Precisa de dos almas mudas,
que no temen desnudarse
en la mirada penetrante del otro,
y allí en su misterio
entregarse
en una caricia,
que puede ser la nota suave
de una guitarra,
el poema dulce
y los versos que cantan.

Puedo amarte en muchas formas,
puedo amarte en una plegaria,
en un suspiro,
en un recuerdo,
puedo hablar de ti
sin percatarme que envejezco
y así amarte en mis palabras,
en mis silencios.
Susurrar debajo de mi almohada
que te pienso y así amarte,
sin que tú lo sepas,
sin que escuche el viento.

Este loco amor poeta,
es un solo a media luna,
un abrazo a la quietud de nuestro espacio
donde habitas ignorando
que te amo,
que te pienso,
que desnuda estoy
sin miedo
ante tus ojos ciegos.

Leslie Mansilla
#SunsetPoet
Guatemala, 2018

Vuelves

Vuelves en esta caminata nocturna de pasos lentos, mientras cuento los faroles de las solitarias y nubosas calles.
Con el eco a mis espaldas de mis ruidosos tacones gastados.
El silbo apasible de la soledad, en compañía del viento da giros envolventes sobre mis hombros enredando mis cabellos.
Como un dejavu permaneces cada vez que se aproxima el invierno.

(El frío y desolador invierno…)

Sin afán, ni premura me diluyo con el tiempo.
El silencio que amordaza las palabras exigentes de un poema, de un verso, de una historia que libere el sentimiento tan profundo, que impregnado en mis entrañas carcome hasta los huesos.
El temblor y estremecer que provoca tan solo…, pronunciar las primeras sílabas que te esconden, atrapado entre mis labios, reclamando los besos que no puedo darte.

Vagando como espectro…
vuelves en segunda persona a ser misterio.
A ser poema entre mis dedos, insomnios y penumbras en la madrugada; susurros que mientras dejo caer mis párpados burlan el sueño.
Caricias invisibles que estremecen, que advierten el tímido deseo.
Dulzura que se esconde, en la comisura de mis labios dibujando la sonrisa que delata que te pienso.

©Leslie Mansilla
Guatemala, C.A. 2018
#SunsetPoet