El me hacía temblar el cuerpo y el alma. Su mirada era la mía, su voz me sumergía en un universo paralelo donde todo era posible. No importaba la distancia, el cielo eran sus ojos, no existía diferencia entre el día y la noche, era suya eternamente.
Mi alimento eran sus besos,
esos que de una forma invisible recorrían mi piel, su calor estaba en mis huesos y mi boca pronunciaba por si sola su nombre.
Le amaba con locura, con ceguera, como un fuego ardiente y también con ternura le amaba.
Amaba todo de él. Su palidez y su sonrisa, su quebranto y su cordura. Amaba sus silencios y el estruendo de su alma… Todo él, también fue mío.

Leslie Mansilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s