Me gusta vestir de negro, como viste la noche oscura, éste cielo inmenso.
Hablar conmigo misma, derribarme los reproches; ahogar en llanto la conciencia.
Hasta vaciar el alma,
hasta morder el polvo del firmamento.

… Aun el fuego arde, por aquel amor en mis entrañas,
aun mis manos guardan las cenizas, tras los versos
que susurran.
Me reprendo entonces impía,
por no ser aquella que quisiera y replicarme cada día, 
con las mismas heridas.

No tengo un dios de palo,
y nada sostengo con las tinieblas.
Pero esta noche oscura
es testiga de mi templo y mis silencios; de mis cantos y mis rezos,
de mis huesos quebrantados.

Necesario me es entonces,
arrancar la hipocresía,
cuando al espejo me miro soriendo y por dentro lloro.
Lo hago así, arrojando al viento mis disculpas, suplicando a Dios no ser la misma.
¡Qué sería de mi sin la locura!
sin la terneza de la luna,
sin el pozo donde escupo hoy mis culpas.
¡Qué sería de mí sin la poesía!

Les Mansilla / Guatemala, C.A. 2020

5 comentarios en “

  1. Subscribo palabra por palabra este manifiesto poético/realista/existencial sin hipocresías baratas y afrontando nuestro autoconocimiento interior, lo que somos y sentimos sin más nimiedades y total firmeza. Sólo disiento en el verso concerniente a Dios, tanto por mi ateísmo como por, obviamente, su no interacción con lo que decidamos ser nosotros/as mismo/as. Es nuestra elección consciente, sin más.
    Magistral Leslie, llevaba tiempo anhelando leer algo así, tan tristemente escaso.
    Mis saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s