Le temo a la noche oscura
a la tempestad que no calla
que no esconde su furor;
temo llegar al borde del precipicio,
al terrible pico de la poesía,
tenebroso silencio que me absorbe.

La luna no esclarece las horas
el tiempo no existe más
el tic tac del reloj se ha marchado;
no existe mas el lloro
en el vacío siniestro de mis ojos ,
en mi agudo pensamiento
tan frágil.

Sin palabras,
sin versos
quedo muda,
sin réplicas del pasado.

Les Mansilla 
Guatemala, abril 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s