Tengo una historia guardada en mis bolsillos, le busco cada que olvido estar viva; a veces me pinta una noche tormentosa, otras veces me inunda hasta las lágrimas en un río que no tiene más cauce que el amor.

Trae consigo una melodía triste y le abrazo, como un amuleto de buena suerte,
como si soltarle fuera la muerte.

Ésta historia no olvida la tierna madrugada, cómplice de éste insomnio que ha vuelto a ser mi amigo.
Le contengo con un café para disminuir la tensión y acercarme un poco más a éstas letras que me conducen hasta el yo misma, que me reconcilia.

No sé cuantos pasos he recorrido,
si es una historia vieja o eterna, sólo se que fui yo la protagonista y él, el fantasma de mis días.
Y sigo hablándole, en segunda persona como si nunca se hubiese ido hacia el pasado, cada vez más lejano, cada vez más inofensivo.
Contemplo su mirada cada que cierro los ojos y mi alma no se olvida.

Intento que no duela demasiado… sólo lo suficiente para un poema, para una noche alada, vestida de sedas, bañada de rocío.
Susurro para que no pueda escucharme desde la lejanía de sus costas, mientras duerme, yo canto al viento.

Les Mansilla, Guatemala, C.A. 2020

#SunsetPoet

2 comentarios en “Soliloquio de febrero.

    1. Pues si, es posible que repose en otros brazos, quizá el … quizá yo. Aunque he de decirte que mi poesía no es más que para dejar en libertad estos sentimientos cautivos que a veces asaltan las noches y para aquellos que aman la poesía.
      Gracias por siempre venir a leer… un abrazo al corazón.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s