Inmortal

Hoy el día no se llamó día, como la noche no me deja distinguir su mística presencia en el espesor que cubre los cielos, ajenos, extranjeros, sin dueño.

El canto del alma que se eleva libre,
tan necio, tan humano,
debuta brutal un claro de luna, esbozando el sentir que supera los límites del pensamiento, que razona; cauto, discreto.

Tiembla la pena, no sabe marcharse, lejana, ausente; temerosa de un vacío eterno, acumula versos perdidos, poemas muertos de hambre, de frío, de sobriedad.

En un silencio magestuoso, evoco una plegaria susurrante, entre mis labios te beso, te lloro…, ardiente, desnuda, sin ti.

Cien veces te he vuelto a la vida, de la sepultura del olvido que no te olvida.

Entre alas invisibles que se nombran libertad, surco el horizonte en tu mirada, extraviada, vacía, estéril.

Te invoco, emerges de mis huesos, oscuro, denso, maligno, mortal.

El reloj anuncia la hora…

La hora de partir; cierro los ojos, solo escucho tus pasos, invisibles, lentos tristes, sin fe.

No despertaré, hasta que mañana sea mañana, hasta que el día se llame día y la noche no llore más por ti.

Mi amor fugitivo
fantasmal, mi amor inmortal.

©Leslie Mansilla, Guatemala, C.A.
#SunsetPoet

Anuncios

Sin título para un final

Amanece el sol tras la cortina del firmamento,
cubierto está su rostro de espesor,
el día está triste
y el viento aflige su impetu en mi ventana, sin pudor.
Hoy, los recuerdos en el corazón laten muy fuertes.

El cafe negro de la mañana,
consuela unos suspiros solitarios, acongojados.

Muchas veces, quise borrar del calendario, el febrero veintidos;
imaginar que nunca llegaste a ser mi vida,que no te conocí.
Pero mi esencia salta de sus cauces cuando tu nombre brota en una melodía,
y me encuentro allí, entre tus brazos, en tus ojos, en tu voz.

He pasado la noche tejiendo soledades que abrigan el alma,
entre versos escondidos, temerosos; versos que se resignan, a una prosa sin título
a una poesía sin ti.
y es que si existiera la posibilidad de nombrarte, todos mis poemas se llamarían tu.

Los días, las noches, tu risa, mi llanto,
nuestra luna;
todo lo he guardado en el tintero, a veces como agua salada,que arde,
a veces como sangre que que derrama vesos de amor.

Acaricio una fotografía, que con el tiempo se ha vuelto mi amiga,
es como hablar con tu fantasma que susurra a mi oido, todo aquello
que decías, cuando sola y triste me sentía, “Morocha de mi vida”.

No, no quiero escribirte hoy un verso, no es este un poema de desamor.
Es ese día que no llegó, es el beso del encuentro, ese que idealizamos
con lágrimas en los ojos y las venas ardiendo de pasión.

Como duele este amor que reposa en la terneza de tu mirada.

Eras…

A veces, como huracán desolando mi alma y a veces como un mar en calma,
acariciando mi atardecer con besos al viento.

Guardo tantas verdades que naufragan en la densa soledad,
exhiliadas del destino que era nuestro.

Te amo, amo tu recuerdo, amo lo que fuimos, lo que eres y soy por ti.
Te guardaré toda mi vida, guardaré nuestra historia
como la mas bella historia de amor.

Ya no sufro, intento vivir sin ti.
Lloro cuando fugitivo algún sentimiento se escapa, hablo a la sombra que dejaste en la penumbra del recuerdo si te extraño.

Me aferro …

A esta locura que lleva tu nombre.

Me he aferrado a ella, porque es donde te encuentro, cada noche, en cada luna, esa que guardé
para ti y para mi.

©Leslie Mansilla, Guatemala, C.A. febrero 22 2018
#SunsetLess

https://www.youtube.com/watch?v=40Xr98kiHSQ

Vuelvo

Vuelvo a la calle triste,
al café frío y la melancolía;
vuelvo al verso que delira
a la musa de la noche fría.

Vuelvo a la trova fatigada,
a la madrugada absurda,
a la demencia que acongoja
una frívola mirada.

Vuelven las sombras,
las letrillas, las coplas
entintadas de llantos
de muerte, de espantos.

Vuelve…

La flor pálida, indecisa
el canto del zorzal al alba,
el amanecer que alumbra
los sueños, la caricia, el alma.

Leslie Mansilla / Guatemala, C.A. / Sunset Less

Versos Desnudos

Despojada de toda prudencia,
perdida en el verbo de tu estampa
muevese mi alma entonces,
al torrente de pasión.

Bañado en sentimientos osados
está el tintero que amenaza
un poema sin razón.

Con el sol que seduce al ocaso de tus ojos,
cae rendida la letra,
esta que sumisa se entrega al delirio de tus besos,
a la terneza de un encuentro que aún espero.

Contengo el amor…

Besaré entones cada parte de ti,
hasta que mi nombre empape tu boca,
y tus manos destilen de mi esencia
las mieles que me empapan.

Contengo tu nombre…

Y el llanto aparece,
tras la cortina de mis versos
sollozantes,
que mueren de ti.

Leslie Mansilla
Guatemala, Centro América

Mírame, sigo acá…,
contemplando la sombra de tu ausencia
bajo la luna,
hablando al fantasma nocturno,
este que se apiada de mi
y se niega a abandonar la locura
de no dejarte ir.

Una vez más escribo una poesía
con tu nombre por título
un título invisible,
una vez más mis letras sangran tu recuerdo,
y mi alma me agradece
que te llame, mi amor.

Mis días,
bautizados de lágrimas saladas
Mis noches
bañadas con el frío de mis huesos que aun te tiemblan,
con el aguacero de mis versos
que se esconden de ti.

Las canciones que te nombran son como ecos eternos,
los sueños como enredaderas me atrapan en tu piel;
el inmenso sentimiento que te llora
cubre mi cielo
y me llueves sin cesar.

Me llueves como gotas espesas que queman mi rostro,
las cicatrices que no olvidan
supuran el dolor de no tenerte;
empapas de ambigüedad mis letras
que te extrañan y te quieren olvidar.

Te he escrito una y mil veces que te sigo amando,
como el día aquel que coincidimos;
como los días que eternos se han quedado,
cuando entregamos sin medir.

Te he escrito tantas veces sin contexto,
sin pensar, sin esperar
te he escrito porque el silencio que me ahoga
necesita respirar.

Una vez más dejo un final abierto,
con puntos suspensivos
que temen un jamás.

El rastro de mi tinta inmortaliza la historia,
una historia sin título,
sin final.

©Leslie Mansilla / Guatemala, C.A.
Febrero 15, 2018
#SunsetPoet