Relato: “Terror En La Madrugada”

Perpleja, atemorizada escucho sus pasos que se acercan, en silencio y con sutíl cuidado me deslizo entre las sábanas hasta llegar al suelo, me inclino hasta esconderme debajo de mi cama; sus pasos son firmes y lentos, de a poco se escuchan mas y mas cercanos a la puerta de mi dormitorio.

Se detiene frente a mi puerta y gira la perilla, yo tiemblo y mis dientes chocan entre si, sin poder detenerse, la piel, eriza y un frío interno que congela mi capacidad de pensar me paraliza ante la situación.
El rugir de la puerta que avisa su descuido y sus años dan entrada al monstruo de mis madrugadas, a la pesadilla constante que no se cansa, que atormenta, que aflige…

Cierro los ojos y comienzo mi plegaria, como un mantra desesperado repito una y otra y otra vez: “Dios, si me escuchas por favor, líbrame, hazme invisible”.

Camina rodendo mi cama, el olor a tabaco y a licor es intenso, lo puedo sentir perforando mis pulmones; se siente en una silla que está junto a mi ventana a un costado de mi cama y cruza una pierna, mientras con el pie sobre el suelo inventa un ritmo a su ansiosa manera de intimidar.

Mis manos están frías, tengo la sospecha de que sabe que estoy aquí, nadie podrá salvarme… terminará su cigarrillo, beberá el último trago de la botella que le acompaña y una vez mas, jalará de mis pies hasta descubrirme, me arrancará la ropa y beberá de mi inosencia hasta saciarse…

Que bueno que soy invisible, que bueno que no me ve, que bueno que no puede tocar mas que mi cuerpo que perece y un día no será mas.

Leslie Mansilla / Sunset Less / Guatemala, C.A.

Anuncios

Soliloquio

He cerrado la puerta y me he puesto a cantar; y nos dieron las diez…
Días como hoy, exigen un poco de soledad, una copa de eróticos pensamientos y por qué no,
un añejo sarcasmo fermentado.

Por poco y me saco la falda y algo más; de no ser que, “no puedo enamorarme de ti “.

Por poco y se me escapa en un susurro tu nombre.
Por poco y me hago ríos precoces de ansiedad.
Es mejor zambullir los pensamientos, en un vaso atascado de hielo, que dejarlos surcar el desolado atardecer, que siempre ahoga el sol en el mismo lugar, allí entre el eco de tu voz y mi suspiro.

La dopamina que me produce esta trova triste y el hermoso colibrí posado en mi ventana,
han colmado mis dedos de pasión
y decido con ellos, acariciar un verso, de esos que te nombran; esculpir tu mirada en una poesía colgada de días que te extrañan,
en un trago eterno de amor dispuesto a morir por ti.

Y es que cuando me pongo romántica, no es lo mismo si me pongo neurótica; falta solo tu recuerdo para embriagarme de mágicos colores que saltan y envuelven fantasmas colgantes, que adornan el alma, la risa, la copa donde mis labios se pierden, buscando tus besos.

Derechos Reservados de Autor
Leslie Mansilla, Guatemala, C.A.

Juicio

Mírame, la piel que cubre mi alma llora.
Los ojos se han salido de sus cuencas
para no mojar más los días,
las noches, las sombras, que trazan tu semblante
cuando la luna asoma su luz en la ventana,
esa vieja ventana que aun te espera.

Han pasado tantos días,
el otoño, el invierno…
El frío invierno,
cansado de helar cada verso que te escribo.

Es una locura este amor.

A veces le ignoro y finjo que no le veo,
que no le escucho,
que no le siento.
Y a veces hablo con el, hasta el amanecer.

Ya se que no me extrañas,
ya se que no existes.
Solo me queda mi piel desnuda,
mis solitarias caricias, mi llanto silencioso.

Derechos Reservados de Autor
Leslie Mansilla, Guatemala, C.A.
#SunsetLess

Calla

Adviertete en el llanto de la noche,
que el suplicio de dolor me quema;
que no alcanzan las estrellas,
para iluminar la densa soledad
que me oscurece.
Calla en la locura de mofarte,
calla en la ambición de no quejarte,
muérdete el augurio de tu suerte
no me arranques la vida con tu veneno.
No me juzgues con la simpleza de tu mirada,
mira mas allá de la mordaza que acalla mi alma,
mas allá de mi última estocada.
Haz silencio, no digas nada.
Deja que el dolor mengüe,
deja que el corazón sane,
deja que tu voz olvide,
que necesitarte no sean mis mañanas.

Derechos Reservados de Autor
Leslie Mansilla, Guatemala,C.A.
#SunsetLess

Soliloquio

Si no hablase indirectamente a quien dirijo mis letras; si no ocultase un destino nominal, en la perspicacia de un verso, ni en la discreción de la diplomacia literaria.
No, no sería entonces un acertijo en cuestión de quien creyéndose analítico, presuma de mis caracteres heterogéneos, un desastre.

Haciendo eco a esta voz interna que en mis silencios resuena, seré yo quien hable a mi misma, en este espacio nocturno, propicio para escapar. Escapar de los trescientos sesenta días entintados de nostalgia, de poesía lírica pasional, enamorada, herida y pragmática que a veces habita en mi pequeño universo, que bien puedo beberme en una copa o ahogarme en ella; según su contexto.

En la libertad de expresión que me concede la constitución política de mi país, y el libre albedrío que como ser pensante me corresponde, lanzo mis cartas sobre la vieja mesa, esa que por cierto… No he comprado yo.

Consciente totalmente de que el balance del 2,017 no conoce el positivismo, vestido de rojo me trae a remembranza el febrero veintidós, el invierno empapado de lágrimas, de una poesía en coma, de delirios y sueños de mentiras de esos que sueñas cuando despierto, estas ausente de ti mismo y de todo lo demás, cuando tus sentidos, el alma y el corazón bombean al unísono, eso que clínicamente no tiene explicación, pero en los cuentos de hadas le llaman “amor”.

Si, ese que el lobo en sus adentros sentía por la sexy caperuza aquella, de ojos grandes y cautivadores, con aquel aroma a jazmines que lo llevaban a la locura.
En fin… Todo eso que no se dice, que se esconde detrás de un disfraz, que necesita una bestia, un príncipe o un cireno, para evidenciarse cuando ya es demasiado tarde y el cuento ha terminado.
De eso mismo hablo yo.

A mis treinta y cuatro le conocí y no necesite de cercanías para diluirlo y bebermelo de a sorbos en mi taza de café.
Para besarle los ojos en el atardecer aquel, que me caracteriza.
Le he escrito las mil y una noches en un verso sin tildes, en una prosa sin puntos finales que suiciden lo que como llamas ardientes queman y abrazan encendidas el alma enamorada.
No, aun no he llegado a los puntos suspensivos; no existe la coma que de paso a lo inexplicable, al texto sin contexto de “aquello” que con la muerte en la mano derecha, me llenó de caricias izquierdistas.
Y digo “aquello” porque en su naturaleza no podría darle un título que evidencie su esencia.
Aún le pienso… Aun me desvelo a su salud, aun inspiro esos versos que como fantasmas recorren mi cuerpo de sal.
Aun las heridas lloran acorraladas.
Aun amanece muy tarde en mi ventana, cuando soñar con sus besos, alargan mis madrugadas.
Aun no paso los treinta y cinco, aún el invierno se cuela por las rendijas de mis ojos, helando las ganas de volver amar.
Y no me exijo ni me señalo, no me reprocho ni me arrepiento. Soy feliz con lo que tengo, aun las heridas adornan mis versos, esos que tallados en las líneas de expresión, me recuerdan que sigo viva.

Agosto uno, el día que nací, quince de septiembre, el día de independencia, diecisiete de diciembre, extrañamente siempre sueño con mi hermano fallecido, como si quisiera recordarme que existe un más allá, muy cercano.

Puñaladas por la espalda, por la médula y el esternón, un sexto sentido gastado, la indiferencia a la opinión pública de la desnudez que tiembla de frío. Bah…!! Golpes bajos, tan bajos que conocieron el infierno.

Y de esta manera los números rojos colocan mi cuenta bajo cero, quizá me ocupé demasiado de los asuntos que perecen y perecí con ellos.
Quizá jamás debí quitar mis ojos del monte aquel de donde mi socorro alumbraba al rayar el alba.
Dejé de elevar mi oración a la estrella de la mañana y un cataclismo mortal me condujo a un agujero negro.

Sumergida en un río de profundas aguas me encuentro, hablando cosas inentendibles, indescifrables para aquellos que sin fe, se visten de autosuficiencia.
Yo, en mi humilde posición mortal reconozco que creo en Dios y que le necesito para vivir en plenitud de todo.
Reconozco que mis letras todas ellas se irán al vacío sin su esencia que habita en mi.

Quizá es lo único salvable y lo único que merece la pena mencionar. La incomprensible existencia de Dios, esa misma que el día de hoy me permite respirar, suspirar, llorar, gritar, escribír…

Ya es veintiséis de diciembre, ya el calendario sufre menopausia por estrés. El año nuevo se acerca y con el, una lista interminable de propósitos que envejecen, que se guardan en el gran museo de la linea del tiempo en la humanidad, allí al lado de las doce uvas que al llegar las doce, mueren y son defecadas al día siguiente, allí… Junto al beso de juventud que no se olvida.

Perdón si no tengo palabras distinguidas y hermosos versos de “Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo”, no celebro la Navidad y la realidad es que tendríamos que definir primero la palabra “Prosperidad” y coincidir en que un alma que odia y espera sentada beberse una botella de venganza; un alma amurallada por paradigmas como muros que dividen y haciendo acepción de personas dirige su existir, tomándose muchas veces el papel de juez señala y como un dios, se adjudica el poder de condenar, aunque así le posea un cuerpo millonario, su extrema pobreza no le permitiría jamás ser parte de los buenos deseos que el año nuevo promete. Es como beberse una Coca-Cola y no alcanzar jamás ser la sensación del momento o ser fanático de 7up y no tener claro su estilo… ¿Me entienden?
Jajajaja… Al menos mi bizarro sentido del humor sigue intacto.

Debo decir ya por terminar que, la vida es ese león, que nunca es como lo pintan.
Que el hombre se empeña en cultivar y adornar un sendero que al final perecerá.
Que el sol del atardecer es siempre ese loco cobarde que detrás del ocaso se esconde cuando aparece la luna.
¡Que viva la poesía!, que trascienda el amor por sobre todas las cosas, que se acaben las guerras, la discriminación racial y la falsedad de la historia, que seamos genuinos y directos para expresar, el querer, el amar, el llorar. Que una copa de perdón les acompañe hasta las doce del 31, para que su año sea lo que debe ser.

Ya no les canso más en virtud de este insomnio, mi fiel compañero.

Derechos Reservados de Autor
Leslie Mansilla, Guatemala,C.A.
#SunsetLess