Mentira

Dicen que he escrito los versos mas hermosos
desde que no estas; que el arte se ha empapado
y en sus oleos ha goteado un rojo sangre
como lágrimas que embarran el dorado amanecer,
ese que en tus ojos vi nacer.

Dicen que no soy la misma, desde que te fuiste,
que mi silencio catapulta a una dimensión
sin ecos, sin susurros sin suspiros;
que me he vuelto invisible,
como un fantasma que vaga por la soledad.

También dicen que se ha cortado mi risa,
que en mi mirada una sombra se ha posado;
que mis manos están frías,
que mi aspecto es de muerte,
de un cadaver olvidado, enterrado ya sin suerte.

Pero eso no es verdad…

© Leslie Mansilla / Guatemala, C.A./ Insomnios Gastados

woman-1958723_960_720

Anuncios

Siénteme

Esa manera tan tuya
de poseerme con tu mirada,
de arrancarme la ropa
en tres palabras.

De encender la llama…

Me desnudas los versos,
en el desasosiego
de unos besos desesperados
por cubrir mi piel,
por beber la miel
que destila
que empapa.

Mi boca te espera,
mi lengua quiere danzar
entre velos eternos
llevarte al vacío
al eco de tu gemir.

Enloquecida,
me desarmas,
me conoces
me recorres.

Mis manos a ciegas
recorren tus cordilleras
arañan tu espalda,
amantes se aferran
secuestran tu alma.

Delirio, solo es eso…
un dulce delirio
que entre sombras te busca
y no te encuentra.

Mis caricias intentan
calmar las ansias,
ahogar el llanto
del deseo
de la absurda manera
de amarte;
en silencio, en secreto,
entre mis sábanas torpes.

Siénteme
estoy aquí.

©Les Mansilla
Imagen de la web

Poesía y arte en la punta de mis dedos trasciende; quizá una melodía, un sueño, una imagen eterna.
Un encuentro, un delirio a mitad de la noche entre velos naranjas y azules que cubren el llanto solitario, que se duele, que extraña.

Respiro, solo respiro…
mis venas arden de deseo
mis labios por besarte.
Entre movimientos aleatorios
entre versos que te invocan
acaricio tu recuerdo, tu semblante,
ese que me ama y que amo.

Tu en tu Versalles,
yo en mis escombros…
solo respiro, solo te siento.

Destino cobarde,
miradas que miran en otra dirección,
con el corazón empapado,
decimos adiós.

Nos llevamos en las venas,
en el latido que persiste,
en el suspiro inevitable;
en el tinte de mis versos que te nombran, que te vuelven poesía.

Nos llevamos en las pupilas,
el reflejo del amor intenso,
que no miente; el deseo
de coincidir en una obra de arte.

© Les Mansilla / Guatemala, C.A.
Obra de arte Anna Razumovskaya

22552371_121691615258816_2647506378725643090_n

Una vieja canción ha avivado la nostalgia,
el recuerdo del pasado…
Un suspiro añejado emerge de las profundidades,
allí de ese lugar donde te he escondido,
para no encontrarte.

Tu mirada a contra luz en mi ventana,
la luna triste que me insiste vea el cielo,
ese cielo que también te cubre.
El “no te olvido”, el “te pienso sin querer”,
que como eco persiste en el inmenso vacío de mi alma nocturna.

Tantas lágrimas perdidas,
tantos versos extraviados entre el temblor de no tenerte
y el temor de perderte para siempre.

Una vez más me enojo conmigo,
una vez más contengo el reflujo de tu nombre en mi garganta,
quemando mi interior mientras digiero un adiós inevitable.

Esa pesadilla que no quiero soñar…
En vela permanezco cada noche, esperando que amanezca
y los fantasmas que me atormentan se marchen,
extraviando el maldito sentimiento que aun te extraña.

© Les Mansilla / Guatemala, C.A.
#SunsetLess #InsomniosGastados

Se Desvanece tu Esencia

Y a cada paso un recuerdo,
de esos que aguardan suspiros
un eco de tu voz, eterna amante;
el vacío de una caricia en el profundo
y llano corazón ardiente que a veces, llora.

La corteza del delirio de tu esencia,
en pedazos ha caído hasta el abismo;
en un espejismo pueril de una lúcida promesa,
veo desvanecerse cada uno de mis sueños a tu lado.

Puedo tocar el cielo, con la punta de mis dedos
frívolo deseo de alcanzarte con mis caricias;
sumergirme en lo profundo de tus sueños
ser miel, ser agua y empaparte el alma.

El quebranto de la imagen divina,
de un ídolo ensimismado,
la devoción apasionada, quemante en mis venas
ardiendo, dolientes, sedientas…

En la cima del éxtasis que provoca tu mirada,
como un misterio en el gemido intenso
empapado de placeres solitarios,
se desvanece tu esencia.

© Les Mansilla / Insomnios Gastados / Guatemala, C.A.
Fotografía Pintura de Tatyana Ilieva.

pintura tatyana nieva

Corazón Furtivo

Al llegar la noche,
cuando ya todos duermen,
aprovecho y saco mi verdad valiente;
mi corazón de poeta.

No que sea cobarde ante la vida,
si no que necesito sentirme fuerte,
fuerte porque quebradas las rodillas
sin coraza y sin escama,se ha reído de mi la muerte.

Como todo ser humano y, no un ser humano cualquiera,
si no uno de esos que recorren el destino,
con la evilla suelta, con el alma ardiente,
sin candados sin inconveniente.

Ando con el corazón sangrado,
con los ojos manchados,
nada que no supere el tiempo,
nada de lo que hoy me arrepienta.

Me arrepiento solamente de haber nacido,
mejor me hubiera sido permanecer en una nube,
y en vez de una cruz tener un arpa a cuestas,
cantar cantos de gloria y no estos cantos de mierda.

De decir a secas lo que pienso,
de eso tampoco me arrepiento;
válgame las heridas,
válgame las tristezas.

No, ya no soy una mujer que esconde sus andrajos,
ya no soy una mujer que miente,
queriendo mostrar al mundo un arcoiris reluciente;
en un abismo dejé perdidos algunos dientes…

Y no es comedia, si no tragedia.

Si algún día he de volar lejos,
sólo pido al cielo,
que mis alas piensen por si solas.

Que tengan buena memoria
para que no olviden el torrente,
la corriente, el vendaval,
el huracán y la benevolente compasión del omnipontente.

Pocas veces como ahora,
me revisto de colores fluorecentes,
para que la historia no me olvide
para que no se diga que nunca,
que Leslie Mansilla no vivió intensamente.

Leslie Mansilla
Poetisa Libre
Guatemala,C.A.

ladyinred

Ojalá

El tiempo cómo aves de paso,
ha surcado el horizonte en mi atardecer…
Ha sido inevitable contener el llanto,
a veces… aún lloro, aún dueles en mis costas.

Le he dicho a mi alma que has muerto,
que en una tumba yace tu cuerpo dormido
que tu alma arde en el infierno…
para perdér toda esperanza de verte algún día,
aún en la eternidad.

El viento despiadado de tu odio,
aún atormenta mis noches de insomnios gastados,
las secuelas de tu insania, mancillando mis andrajos,
estos que aún recojo en pedazos.

Grité desgarrada al infinito viniera sobre mí,
el fantasma más oscuro, la terrible peste de la muerte,
para arremeter en tus sueños la tranquilidad con la que duermes,
aterrar tu espíritu hasta el dislate de tu inanimado raciocinio.

La injuria de tus labios son ecos en la boca de malvados,
se alimentan de mis carnes pútridas,
de mis ojos áridos,
de mis entrañas pestilentes.

Ojalá y el céfiro del olvido poseyera mi memoria,
ojalá el repudio, el odio, la repugnancia fuesen aliadas,
ojalá sucumbiera el litigio de mis cadenas,
ojalá y amor no fuera tu nombre.

Tánto por que esperar,
tanto por qué morir,
salvando el recuerdo
de un fantasma en el talud.

© Leslie Mansilla / Sunset Less / Guatemala, C.A.

arte 4

Describir en un erótico verso,
que agudizas mis deseos,
que seduces mis ansias;
que secuestras el miedo de lanzarme al precipicio hasta internarme en tus brazos.
Es una manera de romper el tímido silencio, que noche a noche opaca la ardiente mirada y las caricias hambrientas de arañar tu espalda.

La fragilidad de tus invisibles caricias, arremeten en la curiosidad de un amanecer bañado de besos.
De una venda oscureciendome los ojos, mientras húmeda tu lengua recorre mis espacios carentes
del gemir precavido, que altere tus ganas hasta la locura.

Decir en un verso atrevido,
que erizando mi piel te pienso,
y sin querer te llevo hasta mis sueños,
es una herejía de la frágil poesía, que llora sin prisa. Por aquel amor que late presiso quemandome el pecho.
Ese que dejaste varado a mitad del camino.
Maldito tu que encontraste en otros labios, aquello que no logro arrancar de los míos…
El te amo recurrente que no sabe de otros versos que los que te nombran.

© Leslie Mansilla
Sunset Less, Guatemala, C.A.

Pronunciaos terroristas del amor,
vocalicen su agudo raciocinio.

A una voz exclamen la funesta vacante a su existir.

El desdén de la ausencia, del vacío, de lo simple, de lo cuerdo.

Crítico del líbido poema que empapa,
fiscal del peso nocturno atestado de coplas impacientes y desesperadas de amor.

Miopes de la invisibilidad que estruja, del carácter que trova en unos versos; a veces amantes, a veces tiranos.

Cenit del arte que eriza, que ama y que mata.

Leslie Mansilla
#SunsetLess Guatemala, C.A.