Lo cierto mi amor…

Lo cierto es, que ya no se vivir si ti.

Lo cierto es que no se cómo arrancar esto que tengo incrustado en lo mas hondo de mi ser.

Te he tenido por muerto y el luto es una tortura.

Cómo ignorar que existes , si estás en mi pensamiento desde que amanece hasta el sin fin de las fuerzas.

Cómo vivir obviando que te amo, si deseando odiarte solo puedo, internarme en tu mirada.

© Leslie Mansilla / Sunset Less

Copyrighted.com Registered & Protected 
O6TF-ZPEF-HDUA-NQXI

Anuncios

En mi caminata nocturna.

(Vuelvo y me pregunto) …
¿Qué es esto que no me permite olvidarte?
esto que a diario me conduce a tu mirada,
a la estampa de tu risa,
a nuestro ensueño, cada madrugada.

Masoquismo; insensatez…

(Quizá) …
Necia insania manera de soñarte,
de encontrarte en el silencio de la noche, cuando escribo versos y solo puedo pensarte.

Mi conciencia intranquila,
no disfraza las sonrisas,
no finge apariencias,
es a ti a quien yo amo es por ti,
por quien lloro.

(Será mejor)…
Que no diga un verso triste,
que no delate la soledad que me dejaste,
que mi dignidad vaya delante,
que no te alimente la soberbia.

(Mentir)…
Esconder el rostro,
reprimir el hábito de sentirme tuya,
cambiar mi nombre,
olvidarte.

(Dime cómo) …
Será que nunca debí decir
que eras el amor de mi vida.

(¡Estúpida! )…
Mi vida sigue y el amor se fue contigo.

©Leslie Mansilla / Sunset Less / Guatemala, C.A.

Copyrighted.com Registered & Protected 
7XKY-WNVE-ID66-AAFG

Lírica Herida

Habiendo guardado el corazón en un cofre de oro,
marchose hacia la colina mas alta el alma herida;
llevose consigo el amor perdido,
llevose entre brazos cada latido.

Escondiendo sus rayos el sol al ocaso,
lanzó a los cuatro vientos su desespero
aquella alma en llantos;
en una mirada tierna, abatida abandonó sus pasos.

En una poesía lírica cayó en pedazos al suelo,
un nombre ensangrentado, gastado de versos;
derrumbose la esencia, la esperanza, la vida
hasta el amanecer en quebranto el alma herida.

© Leslie Mansilla / Sunset Less / Guatemala, C.A.

Copyrighted.com Registered & Protected 
NMF9-QB8U-OE4P-SCF4

Te amo, te suelto…

He de decirte adiós y de hacerlo ahora.

Me vestiré de luto y aunque esto me implique un suicidio, ahogaré tu recuerdo, en una despedida.

Lloraré insesante todo lo que necesite, arrancaré a fuerza todo el dolor que me apresa y caminaré desnuda por la vereda.

Anidaré en el recinto de las madrugadas, no escaparan mas mis versos acongojados.

He de decirte adiós y he de decirlo ahora.

Ya no importa cómo fuimos, mi amor por tí no tiene complejos.

En la torpeza de mis actos me descubriste imperfecta, genuinamente un desastre.

En tus vientos huracanados descubrí la oscura sombra que me abrazó en las noches frías, cuando solías estremecer, cuando tu imperfección tambien amaba.

Te he dejado este tejido de versos para que si un día necesitas del amor que te amó sin rudimentos, regreses y no olvides los treinta, quizá en tus cuarenta, en tus cincuenta, en tu vejez en tu convalecencia.

Quiero estar allí cuándo tus ojos se cierren, y solo guardes tus bellos momentos.

Cuando tu vida se pase en un segundo antes del eterno viaje, quiero que mis poemas te abracen, que te inhiban del frío, que te arranquen el miedo.

Pero he de decirte adiós y he de decirlo ahora…

Antes que la muerte me alcance, antes que mi alma sucumba en el dolor intenso de no poder amarte.

© Leslie Mansilla / Susurros de Poesía / Guatemala, C.A.

Copyrighted.com Registered & Protected 
ZOQM-VQP2-XV25-PBIO

Poema Triste

He de decir de mis versos un poema triste, he de decir de los sollozos que me aquejan, que mi alma llora, que no amanece cuando el sol entra por mi ventana y no llega el sueño si la luna advierte de su llegada.

He de convencerme ahora, de los cien años de soledad de Márquez, de los diecinueve días y quinientas noches de Joaquín o del poema veinte de Neruda y su canción desesperada… “Es tan corto el amor y tan largo el olvido”.

O, he de decirte al oído que la vida pasa y todo se acaba, que el amor es todo lo que nos queda en los bolsillos para ser felices y morir sabiendo que no debemos nada.

He de callar a caso y observar el horizonte, ver las aves surcar los cielos, alzando sus alas de libertad al viento. Y extrañarte así, en silencio…

Pasan los días, y no llevo mas la cuenta, no se si es un día mas o un día menos a esta enfermedad que lleva tu nombre.

Tu nombre…

Tu nombre que muerdo entre mis labios cada que te pienso, para no decirte, para castigarme pronunciádolo solo en mis adentros. Las lágrimas que sin preguntar delatan que te extraño, que te amo, que dueles en mi vientre, en mis tuétanos, en mis entrañas.

¡Ay, amor! … Si tan solo tuviera tus manos para sanar mis heridas, y mis besos en tus párpados te amaran constantes.

No pediría mas al destino, no esperaría con ansias la muerte.

© Leslie Mansilla / Susurros de Poesía / A Matías Martínez, Monte Grande Argentina./Guatemala, C.A. 2017

Copyrighted.com Registered & Protected 
PTUG-KV8W-IZTP-2UOR

Simplemente te extraño.

Quise escribir un texto, que en su contexto diga lo mucho que te extraño.

Un texto que en su profundidad, no delate mi estúpida persistencia, de aferrarme a un cruel y despiadado fantasma.

Un texto inteligente, un texto que no carezca de dignidad; un texto que sutil y precavido diga simple y sencillamente… Que te extraño.

©Leslie Mansilla / Susurros de Poesía / Guatemala, C.A.

Copyrighted.com Registered & Protected 
OYRG-IGXX-7HWF-04YI

Entre paréntesis

Porque he destilado mis versos cada que extraño tu voz, tu mirada… En cada noche que anuncia otro insomnio despiadado… Sin ti.

Porque a oídos sordos y ojos ciegos te pienso, porque he guardado silencio y en una plegaría que elevo al cielo entonces, lloro.

Que triste destino, la condena de sufrirte muerto, estando vivo. La inconsistente esperanza de no tenernos para siempre.

Que pequeña nos quedo la madurez y que corto el camino, a tan grande amor, a tan grande melancolía.

Solo soy una poeta que desangra su herida, solo son versos que te nombran.

Como Frida a su Diego, como el Quijote a su dulcinea, yo recurro a la necesidad de susurrar tu nombre, en mi poesía.

Vivirás eternamente en mis artilugios, aunque la sombra de la muerte nos cubra y separe para siempre.

Besaré tu boca en mis letras, entre las sombras, aunque tu beses a otra.

Te amaré con locura, con pasión y denuedo aunque tu olvido recubra de hielo mi nombre.

Serás tu en mis versos, en mis noches, en mi ser que solo sabe ser tuyo.

<>

©Leslie Mansilla / Susurros de Poesía / Guatemala, C.A.

Copyrighted.com Registered & Protected 
AB2C-EMOA-0JRT-OWWJ

Al caer el atardecer, entre el claroscuro cielo que apaga el sol, conteniendo el sollozo que atrapa un recuerdo, lloré.

Lloré por aquel amor, desde dentro empape mi alma y mi corazón alzó su voz reclamando tu ausencia.

En el duelo que mi ser abraza, dando paso al silicio que exige gritar al viento que dueles… guardé silencio.

Erizaba mi piel deseando solo una caricia tuya secara mis lágrimas.

Ya no se escribír versos, ya la poesía se ha escondido y no puedo mas decir del amor que es hermoso, que los delirios incesantes me traen a ti cada que te pienso. La pluma que escribe de mi, no cesa el llanto y desesperada busca el desahogo.

Aprenderé a vivir sin ti, enseñaré a mi alma a no desistir, te pensaré en el secreto de mi habitación, y escribiré un poema que te bese hasta el fin de mis días. (O lo que pueda)

Ya no espero que vuelvas, tengo tu mirada tatuada en mis noches, y tu risa como en el eco de mi alma.

Tengo mis sueños para encontrarte y perderme mientras te miro.

El atardecer no duró para siempre y una vez mas… La oscuridad y el frío de la noche me ha cubierto los párpados mojados de ti.

La luna ya dejo ver su rostro y una vez mas me encuentra diciendo de ti que eres aquello que amo, aquello que guardo, aquello que no olvido.

© Leslie Mansilla / Sunset Less / Guatemala, C.A.

Copyrighted.com Registered & Protected 
7QTX-TY5P-BIRG-PUPO

Fantasma

Como un escalofrío que trae melancolía,
tu presencia.

Como una sombra espesa que me nubla el pensamiento,
tu recuerdo.

Persistente en tu mirada,
me advierto.

En un sueño lúcido de tu fantasma, despierto.

Con la daga del silencio atravesada al alma, sucumbo.

En la indignación de un verso, muero.

©Leslie Mansilla / Sunset Less / Guatemala, C.A.

 Copyrighted.com Registered & Protected 
KMP1-A0BL-FQ8B-F3DQ

Leyenda

Arremeten los recuerdos, saquean los mas profundos sentimientos, un legado de letras dejo tras de mi, atestando el amor que arde, que duele.

Entretejido en mis amaneceres, en mis lunas sangrientas; estabas tu, partidario de la esencia pura de mi alma.

Como rocío que renace, de una noche de invierno, asi la frescura del amor que cada mañana te cubría de ternuras.

Atrapé mis ilusiones en un cuento de príncipes y dragones, olvide la cordura, la madura postura y como niña te amé.

Con suspiros, entre vagos recuerdos que persisten escribo la leyenda.

Cada día un tal vez, un quizá, un silencio que escondido te contiene.

Siento como gotean en mi alma, los espesos sentimientos, exigen impacientes, un tatuaje en la historia del amor.

La intensidad con la que vivo, me eleva al éxtasis de plasmar, como un misterio tu nombre; las noches, las eternas madrugadas; la llama que arde en mi pecho.

He creado interminables versos de universos paralelos. El surrealismo cómplice de tu fantasma y el mío.

La locura de poseernos sin tocarnos, de la entrega total en un conjuro de amor.

Merece entonces la historia tenernos, merece la leyenda contar de nuestro amor.

© Leslie Mansilla / Sunset Less / Guatemala, C.A.

Copyrighted.com Registered & Protected 
V6VW-AUJX-DZRO-FCJE